Ver listado completo de autos

¿Cuando debo cambiar el aceite del auto?

Sin duda uno de los elementos esenciales para que el motor de un automóvil tenga vida es el aceite. Antes que todo protege a su motor contra el desgaste durante el arranque en frío, también evita la corrosión y controla el sobrecalentamiento, ya que contribuye a refrigerar del motor. Asimismo el aceite mantiene limpio el motor.

Muchos se preguntan ¿con qué frecuencia se debe cambiar el aceite? Pues bien, la mejor manera de saber con qué frecuencia debe cambiar el aceite es leer el manual del propietario de su vehículo. Ahí los fabricantes indican el intervalo ideal en función del rendimiento del aceite y las características del motor.

Para los vehículos fabricados con más de 10 años de antigüedad, se aconseja cambiar el aceite cada 9,000 millas (15,000 kilómetros). Mientras que para los autos con menos de una década, el periodo entre cada cambio de aceite puede ser hasta los 18,000 millas (30,000 kilómetros).

Independientemente del año de su vehículo recomendamos que cambie el aceite de su motor una vez al año para asegurar el funcionamiento óptimo del motor.

De igual manera debe verificar periódicamente el nivel de aceite. Esto se debe hacer
una vez al mes o cada 1,000 millas (1,600 kilómetros).

¿Cómo elegir el aceite adecuado?

Además de la frecuencia del cambio de aceite, el manual del propietario indica el tipo de aceite que necesita el motor. Gran parte de los aceites que se venden indican su clasificación de acuerdo al tipo de vehículo.

Por ello es importante poner mucha atención en las etiquetas en la que muestran información importante sobre el tipo y la calidad del aceite.

Existen diferentes tipos de aceite de acuerdo a la temporada del año, invierno y verano. Para las bajas temperaturas el aceite es más fino. Esto permite que el motor sea más fácil de arrancar cuando hace frío.

Por último, aconsejamos no añadir aditivos al aceite. Utilizando el aceite ideal es más que perfecto. Hay que tener en cuenta que su eficacia puede reducirse en gran medida si se agregan aditivos externos.