Ver listado completo de autos

Top 7, Las Cosas Que Nunca Debes Hacer Mientras Conduces

Puede sonar repetitivo luego de haber presenciado tantas campañas sobre la seguridad mientras conducimos, pero nunca está de más recalcar la importancia de evitar ciertas costumbres que puede ocasionar un accidente o algo peor.

Hablar por teléfono móvil, hacer texting, mandar un correo electrónico, maquillarse, desayunar, cambiar la estación de la radio o consultar el GPS.

Fumar, discutir con el pasajero del lado, atender a nuestra mascota o estar pendiente de los niños que saltan y gritan en la parte trasera del auto.

Estas y muchas más son actividades comunes a las que podrías ponerles toda tu atención si no fuera por un pequeño detalle: en ese mismo momento, conduces un vehículo.

Para la OMS (Organización Mundial de la Salud), conducir un vehículo se considera una actividad de alto riesgo, y por ello, la persona debe ser consciente de ello y asumir su rol como conductor y responsable de su vida, la de sus acompañantes y la de los demás automovilistas y peatones.

Cifras escalofriantes

Desde accidentes de menor importancia, como golpear levemente al auto que va frente a nosotros hasta las tragedias en la que se pierden vidas humanas ocurren diariamente en el mundo por una sola causa: distraerse mientras se conduce un vehículo.

En Estados Unidos, cifras del National Safety Council (NSC) estiman que cada año ocurren 1.6 millones de accidentes en nuestro país por causa de conductores distraídos que hablaban por teléfono o enviaban mensajes de texto.

1.-  Deja el móvil a un lado

Demás está decir que la regla de oro es no tomar el teléfono móvil mientras conduces. Usarlo mientras conduce disminuye un 35% los tiempos de reacción, mientras que quienes han ingerido bebidas alcohólicas tienen un 12% y quienes han consumido algún tipo de alucinógeno un 21%.

De hecho, se recomienda que minimices el uso del manos libres, puesto que también nos distrae. Si tienes necesidad de mandar un e-mail, responder un mensaje o hacer una llamada, lo mejor es que te estaciones en una calle segura y sólo vuelvas a conducir una vez que hayas terminado tus pendientes con el teléfono.

2.- Las manos en el volante

Comer, fumar, tomar bebidas, así como manipular objetos te restan habilidad para conducir y por ende para maniobrar la palanca de cambios, intermitentes, etc., fundamentales para una conducción segura, pero además, disminuyen la capacidad de reacción en el momento adecuado.

3.- Bájale al volumen

Conducir el vehículo con el radio a un volumen muy alto, puede impedir que escuches lo que está pasando a tu alrededor: una ambulancia que se aproxima, un motociclista que está pasando a tu lado y mil cosas más. Demás está decir que usar audífonos es lo peor que puedes hacer mientras conduces.

4.- Cuidado con el GPS

Este dispositivo no es de gran utilidad para llegar sanos y salvos a nuestro destino, sin embargo, también se puede convertir en un poderoso distractor cuando volteamos a ver su pantalla. En este caso lo más recomendable es aprender a utilizarlo siguiendo las instrucciones de voz, disponibles para la mayoría de los GPS que se venden actualmente.

5.- Los niños en el lugar que les corresponde

Por nada del mundo tus hijos pequeños deben viajar en el asiento delantero del auto. Su lugar está en el asiento posterior, con el cinturón de seguridad bien colocado. En caso de contar con niños pequeños, estos deben ir en sus asientos especiales, bien asegurados.

6.- Conducir descalzo

Puede sonar algo cómodo, sobre todo los fines de semana, pero manejar descalzo puede representar un riesgo al momento de realizar una maniobra inesperada. De hecho, se recomienda que las mujeres manejen con el calzado adecuado, esto es, nada de tacones o sandalias que pueda atorarse con el tapete o con los mismos pedales.

7.- Nada de alcohol

Esta puede ser el tip más lógico, pero al mismo tiempo es el más importante de todos. Evita conducir bajo los efectos del alcohol o de algún tranquilizante, al hacerlo no sólo poner en peligro tu vida y la de tus acompañantes, sino también la de los demás automovilistas y peatones.

Claro, por no hablar del mal rato que pasarás si algún agente de la Ley te detiene conduciendo bajo los efectos del alcohol.