TIPS SOBRE ALINEACIÓN Y BALANCEO

FULL CARS, Te da todos los detalles de este servicio tan importante para tu vehículo.

Así como la presión y el inflado de las llantas es de vital importancia para su larga duración y correcta adherencia al camino, existen dos factores que muchas ocasiones no se consideran importantes al momento de cuidar nuestros neumáticos y que afectan la maniobrabilidad del auto.

Los factores a los que nos referimos son alineación y balanceo, el primero consiste en que las ruedas mantengan contacto con el camino en el ángulo o dirección correcta y que se muevan en forma paralela una con respecto a otra.

Debes hacer el servicio de alienación a tu auto cuando:

Alguna de las llantas tiene algún tipo de desgaste en los extremos o en la parte media.

Si realizaron algún servicio de mantenimiento a la dirección a la suspensión.

Cuando al dar la vuelta el auto gira más a un lado que al otro.

Al momento de manejar el vehículo el volante no está en la posición correcta, por lo que está apuntando hacia otro lado. El auto que va viajando en línea recta, tiende a irse hacia algún lado.

Al momento de hacer el servicio de alineación se corrige la dirección y permite que el desgaste de los neumáticos sea uniforme. Asimismo al momento de llevar el vehículo al taller se ajustan tres ángulos:

Ángulo de inclinación de las ruedas (se le conoce como cámber): es el que se crea con los neumáticos en relación a la vertical observando al vehículo de frente o por atrás.

Ángulo de inclinación del eje (denominado cáster): cuando se mueve el volante, las llantas trabajan girando en un pivote que está unido a la suspensión del vehículo. El ángulo de inclinación que se crea con el pivote y la línea vertical que cruza por la parte media del neumático al observar el auto de lado.

Convergencia o Divergencia: Al ver las llantas desde arriba, éstas necesitan estar de manera paralela, si éstas apuntan hacia adentro se tiene convergencia y si se dirigen hacia afuera entonces es divergencia.

Finalmente el segundo aspecto que mencionamos anteriormente es el balanceo, si las llantas no han sido sometidas a este servicio ocasionarán:

-      Una fuerte vibración o zigzagueo al manejar

-      Te provocará fatiga al momento de conducir.

-      Causará que las llantas se acaben más pronto.

-      La vida útil de la suspensión se verá reducida.